Linux: instalación

Al contrario que lo que ocurre con Microsoft Windows la instalación de Linux no es un proceso sencillo, puesto que Linux permite el control y la personalización de una cantidad mayor de parámetros y opciones. Pese a todo se están realizando grandes progresos buscando que la instalación de Linux sea un proceso lo menos traumático posible, dependiendo la sencillez de la misma de la distribución que se emplee. Por el momento la distribución más sencilla de instalar es Red Hat y aquellas que derivan de esta (Linux Mandrake, …).

Pese a todo antes de proceder a instalar Linux es necesario tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales. El primero de ellos es leer la información que contiene el CD de la instalación, esta información puede aparecer de dos formas distintas, los llamados HOWTO o en forma de manuales desarrollados para la distribución. El problema fundamental en todos los casos es que la mayor parte de esta información (aunque no toda) se encuentra en inglés. La distribución de RedHat incluye un manual de instalación de Linux en HTML en la que se explica con todo lujo de detalles cómo se realiza ésta y que es conveniente leer y comprender antes de proceder a realizar la instalación.

Uno de los conceptos principales a tener en cuenta antes de la instalación es el de partición. Cada sistema operativo organiza la información de los ficheros que contiene de forma diferente, utilizando cada uno su propio sistema de archivos.

Esto en general impide que se puedan instalar varios sistemas operativos mezclados en un mismo disco duro. Para solucionar este problema existen las llamadas particiones con las que se divide un determinado disco duro de forma que pueda contener ambos sistemas de archivos. A todos los efectos realizar una partición es equivalente a que el disco duro se divida en dos (aunque por supuesto no se divide de una forma física).

Los problemas fundamentales al instalar Linux provienen de que en la mayor parte de las ocasiones el usuario desea conservar Windows y todos los programas para este sistema. En la actualidad existen varias distribuciones que permiten la instalación de Linux en un sistema de archivos de Windows, bien en lo que se denomina un disco imagen (un fichero muy grande), de las distribuciones Corel Linux y Linux Mandrake 6.1, o directamente en el sistema de archivos de Windows (WinLinux 2000). No obstante para obtener un buen rendimiento es preferible instalar Linux sobre una partición diferente de la de Windows empleando el sistema de archivos propio de Linux, por lo que suele ser necesario realizar una partición del disco duro (Habitualmente Windows se apropia de la totalidad). Hasta épocas recientes esta división suponía la pérdida irremediable e inevitable de toda la información que contuviese el disco duro. En la actualidad las distribuciones de Linux incluyen una pequeña utilidad llamada fips que permite dividir el disco duro sin perder información. Antes de utilizar fips es muy importante leer la información que se adjunta con el programa. Tras emplear fips se habrá reducido el tamaño de la partición de Windows y se habrá creado una nueva para ser utilizada durante la instalación de Linux.

Durante el proceso de instalación de Linux habrá que borrar la partición creada con fips y sustituirla por las particiones que va emplear Linux. (Mucho cuidado en no borrar la partición donde resida Windows, puesto que en ese caso se perderá TODA la información de forma permanente).

Otro de los puntos a tener en cuenta es cómo se quiere arrancar Linux si existe Windows, la forma más sencilla es instalar LILO, un programa que se encarga de arrancar ambos sistemas operativos según lo que indique el usuario al arrancar el PC. Los problemas surgen si hay que reinstalar Windows de nuevo, puesto que éste sistema operativo asume el control del PC y el sistema de arranque eliminando LILO (e impidiendo arrancar Linux). Otra forma muy sencilla es emplear el disquete de arranque que se crea durante la instalación. Por último una de las formas más sencillas de ejecutar Linux es creando un menú de arranque en Windows y empleando el programa LoadLin desde MS-DOS, para más información sobre este último método de arranque se recomienda la lectura del mini-HowTo loadlin que suele acompañar a la documentación de Linux.

Por último existe otro concepto fundamental a la hora de instalar y usar Linux que es el de Super Usuario o usuario root. Este usuario es el administrador del sistema y se crea durante la instalación. Como administrador que es puede acceder y modificar (así como destruir) toda la información del sistema, por lo que hay que evitar en la medida de lo posible trabajar como usuario root..

Un Saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s